lunes, 1 de julio de 2013

CAZADOR.

Cuando era niño, durante una de las visitas a la casa donde nació mi padre, en una aldea de la Galicia profunda, salí con mis tíos y mi padre de caza. Recuerdo los perros nerviosos, el olor a tabaco, las escopetas al hombro; yo caminaba en medio de los adultos asustado, preguntándome por qué era necesario salir a cazar pudiendo ir al supermercado a comprar todo lo necesario.
Actualmente vivo en un pueblo rodeado de montañas en el que cada año dan caza al jabalí; dicen que hay muchos y que se debe controlar la población. En varias ocasiones, de manera consciente o inconsciente, me he visto rodeado de cazadores mientras corro o pedaleo por la montaña; es un momento de tensión que, por supuesto, no resulta nada agradable para mi ni para los cazadores.  Ojalá todas las escopetas dispararan la misma munición que ésta.
Ya podéis comprar vuestra camisetas en equique.spreadshirt.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario